Skip to main content

EL PLATO ESTRELLA DE PORTUGAL

El bacalao forma parte de la gastronomía portuguesa al menos desde el siglo XIV.

El pescado fue descubierto y era adecuado a las necesidades de la época, como producto no perecedero (por el hecho de poder ser salado, y mantener sus características gustativas) que aguantaba largas jornadas. Las largas travesías por el Océano Atlántico duraban más de tres meses y tras varios intentos con el pescado de la costa local los portugueses encontraron el bacalao cerca del Océano Ártico. Tiempo después se inició su pesca en la costa de Canadá, descubierta en 1497.

Duradero y accesible a una parte de la población que raramente podía comprar pescado fresco, su sabor era más agradable que el de otros pescados salados. Inmediatamente el bacalao pasó a formar parte de la cultura de aquel pueblo, que rápidamente pasó a ser el mayor consumidor de bacalao del mundo. Incorporado a sus hábitos y su cultura culinaria fue consagrado como “fiel amigo” de los portugueses, siendo hoy una de sus principales tradiciones.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies

Carrito